Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Observatorio de salud y cambio climático


Proyecciones sectoriales de los impactos del cambio climático

De acuerdo con el Quinto Informe del IPCC se prevé que el cambio climático amplificará los riesgos climáticos existentes y creará nuevos riesgos para los sistemas naturales y humanos. Algunos de estos riesgos se limitarán a un sector o región en particular, y otros tendrán efectos en cascada. En menor medida, también se prevé que el cambio climático tendrá algunos beneficios.

Según el IPCC: “Durante el presente siglo (XXI), la incorporación de carbono neto de los ecosistemas terrestres alcanzará probablemente un máximo antes de mediados del siglo para, seguidamente, debilitarse o incluso invertirse, amplificando de ese modo el cambio climático” .

  • Agricultura y silvicultura:

    El impacto proyectado varía según el tipo de cultivo, las regiones y los escenarios de adaptación. Todos los aspectos de la seguridad alimentaria están potencialmente afectados por el cambio climático, en especial el acceso a los alimentos y la estabilidad de precios.

    Para los principales cultivos (trigo, arroz y maíz) en las regiones tropicales y templadas se prevé que el cambio climático, sin considerar acciones de adaptación, impactará negativamente en la producción local, para aumentos de temperatura de 2°C o más, aunque algunos lugares pueden beneficiarse.

    En general no se puede hablar de efecto negativo o positivo del cambio climático sobre los sistemas agrícolas. La degradación de los suelos, la escasez de recursos hídricos, la aparición de nuevas plagas y enfermedades, y el aumento de la temperatura pueden mermar la productividad de los cultivos.

  • Sistemas costeros y zonas bajas:

    Los estudios indican que el nivel del mar podría aumentar de 26 a 82 cm para 2100. Esto supone una amenaza tanto para los países en desarrollo, más vulnerables por poseer economías más débiles, como para los países desarrollados cuyas zonas bajas costeras aumentarán significativamente en las próximas décadas debido al crecimiento de la población, el desarrollo económico, y la urbanización.

    En general se prevé un aumento de la frecuencia de inundaciones y un agravamiento de la erosión costera. Esto supondrá una amenaza para sectores económicos como la pesca, el turismo o los seguros.

    Indirectamente, este fenómeno puede causar importantes consecuencias sobre la salud: los problemas en las redes de abastecimiento causados por las inundaciones, y el desplazamiento de población afectada por estas inundaciones provocarán el aumento de determinadas enfermedades (serían especialmente sensibles en este aspecto los grandes deltas de los continentes asiático y africano).

    Los costes para la adaptación en estas situaciones varían notablemente inter e intra regiones y países para el siglo XXI. Se piensa que los costes asociados de adaptación para los países más vulnerables (países en desarrollo de baja altitud y pequeños estados insulares), podrían suponer varios puntos porcentuales de su PIB .

  • Diversidad biológica:

    Constituye uno de los elementos más directamente afectados por el cambio climático.

    Los sistemas biológicos han de adaptarse a las nuevas condiciones climáticas, y en muchos casos, la rapidez de los cambios hace imposible la adaptación a muchas especies, lo que lleva a su desaparición. El riesgo de extinción se incrementa en todos los escenarios RCP, en función de la magnitud y la rapidez del cambio climático. Muchas especies no serán capaces de realizar un seguimiento de los climas adecuados en los escenarios RCP 4.5, 6.0 y 8.5. Aquellas que no puedan adaptarse con la suficiente rapidez disminuirán en número o se extinguirán en parte o totalmente de sus áreas de distribución.

    Se espera el adelantamiento de la actividad primaveral de los ecosistemas, así como desplazamientos latitudinales y altitudinales de especies animales y vegetales.

  • Recursos hídricos:

    Se espera que los patrones de precipitaciones y la dinámica de los sistemas hidrológicos de cada zona cambien y que la proporción de población afectada por la escasez de agua y por las inundaciones aumente a lo largo del sigloXXI.

    Si bien en determinadas áreas cabe esperar un aumento de la escorrentía (en las latitudes más altas y en algunas zonas tropicales húmedas), en general se espera que los impactos negativos del cambio climático sobre los sistemas acuáticos sobrepasarán cualquier beneficio potencial.

    Se prevé la extensión de las zonas afectadas por la sequía y el principal problema será hacer frente a la demanda de agua en determinadas zonas, lo que traerá tensiones para la población, la agricultura y el medio ambiente y la salud.

    También podrá verse afectada la calidad del agua dulce, debido a factores que interactúan entre sí como el aumento de la temperatura, el aumento de sedimentos, los nutrientes y cargas de contaminantes de las fuertes lluvias, el aumento de la concentración de los contaminantes durante las sequías y la interrupción de los procesos en las instalaciones de tratamiento durante las inundaciones.

  • Industrias, asentamientos humanos y sociedad:

    Se prevén impactos en la pirámide de población, los ingresos, la tecnología, los precios, el estilo de vida, la regulación y la gobernanza. Muchos de los riesgos del cambio climático se concentran en las zonas urbanas, como el estrés por calor, las precipitaciones extremas, las inundaciones continentales y costeras, los deslizamientos de tierras, la contaminación atmosférica, la sequía y la escasez de agua lo que representa un riesgo para las personas, los bienes, las economías y los ecosistemas. Hay que contemplar también aspectos como las posibles migraciones de población que podrían tener lugar, y el aumento de presión sobre infraestructuras urbanas, rurales o de transporte. Todos estos riesgos se agravan en aquellos lugares carentes de la infraestructura y los servicios esenciales o para las personas que viven en viviendas de mala calidad y en las áreas expuestas.

    En las zonas rurales se esperan impactos en la disponibilidad, el suministro, la seguridad de los alimentos y los ingresos derivados de las explotaciones agrícolas. Se contemplan además impactos asociados a los cambios en la disponibilidad de agua y las áreas de producción de cultivos. También se espera que afecten en mayor grado al bienestar de los grupos más vulnerables.

    Para la mayoría de los sectores las nuevas condiciones climáticas pueden cambiar los actuales patrones de demanda energética. Se espera que se reduzca la demanda de energía para calefacción y aumente la demanda para refrigeración en los sectores residencial y comercial.

    Se prevé que el cambio climático afecte también a las fuentes de energía y las tecnologías relacionadas.

    En el sector de los seguros se plantea un desafío para ofrecer una cobertura asequible mientras aumenta el riesgo, en particular en los países en desarrollo.

  • Salud:

    Las proyecciones para mediados de siglo prevén una exacerbación de los problemas de salud que ya existen. Los factores con influencia directa en la salud de la población pueden verse gravemente afectados. Ver "Impacto en salud".


Certificado W3C Valid WAI Doble-A. (Se abrirá en una ventana nueva) Certificado W3C Valid XHTML. (Se abrirá en una ventana nueva) Certificado W3C Valid CSS. (Se abrirá en una ventana nueva)

Cuidemos la salud y el medio ambiente.

No imprima si no es necesario.

oscc@msssi.es

Declaración de Accesibilidad