Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Observatorio de salud y cambio climático


Contaminación fotoquímica.

La contaminación atmosférica constituye un riesgo para la salud.La Organización Mundial de la Salud OMS estima que en 2012 unos 7 millones de personas murieron –una de cada ocho del total de muertes en el mundo- como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica. Estos datos superan con creces las estimaciones anteriores y confirman que la contaminación atmosférica es el riesgo ambiental para la salud más importante del mundo.

En España se atribuyen según Global Burden of Disease” del año 2010 , 13.915 muertes a los efectos de material particulado o partículas en suspensión (PM por sus siglas en inglés) y 947 fallecimientos a ozono. Si se comparan con las muertes atribuibles a los efectos del tabaco (55.591) o niveles altos de colesterol (19.869) se observa que están en torno a cuatro veces por debajo del efecto del tabaco y ligeramente superior a las producidas por niveles altos de colesterol.

El origen de este problema se encuentra principalmente en las emisiones originadas por el transporte rodado, las industrias y las calefacciones de uso doméstico. En particular, el transporte rodado es uno de los principales responsables del problema, que se agudiza de forma alarmante en las grandes ciudades y áreas metropolitanas.

Contaminantes químicos y sus fuentes:

Entre los contaminantes más problemáticos para la salud destacan las partículas en suspensión PM10 y PM2.5, el dióxido de nitrógeno (NO2), el ozono (O3) y el dióxido de azufre (SO2). La mezcla e interacción de los contaminantes entre sí puede provocar un factor coadyuvante entre los mismos, dificultando la caracterización individual de sus efectos sobre la salud. Además, los efectos de algunos contaminantes se agravan con el aumento de la temperatura, por lo que  son susceptibles de empeorar con el calentamiento global.

La exposición humana a la contaminación atmosférica provoca un impacto directo sobre la salud que se relaciona con patología principalmente del aparato respiratorio y cardiovascular.

La exposición a PM es una de las principales amenazas para la salud pública derivada de la exposición a corto plazo.Como ejemplo en el verano de 2010 se produjeron más de 20.000 incendios en un área de 2,800 km2 en Rusia asociados a una intensa ola de calor y se produjeron  altas concentraciones de monóxido de carbono y material particulado lo cual incrementó tanto la morbilidad como la mortalidad por enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Los efectos en la salud de esta exposición a largo plazo son mucho mayores que los observados en exposiciones a corto plazo.

Con objeto de conseguir una calidad adecuada del aire ambiente para la población, tanto la OMS a través de sus   guías de calidad del aire , como la UE a través de la Directiva Europea ( Directiva 2008/50/CE ) establecen unos valores, que se recomienda no superar, para los distintos contaminantes No obstante un número importante de estudios realizados en distintas ciudades han puesto de manifiesto que, aún por debajo de los niveles de calidad de aire considerados como seguros, los incrementos de los niveles de la contaminación atmosférica se asocian con efectos nocivos sobre la salud.

Los datos publicados indican que un alto porcentaje de la población española está expuesta a niveles de contaminación que comportan serios riesgos para la salud, además de producir importantes costes ambientales y económicos.

Según los datos publicados por el MAGRAMA en el informe  “Evaluación de la calidad del aire en España 2013” las ciudades y determinadas zonas industriales son las que superan con mayor frecuencia los valores máximos según la normativa. Es importante recordar que, si una sola estación de medida supera el valor legal, se considera que toda la zona incumple, aunque existan otras estaciones en la misma zona, que cumplan los requisitos legalmente establecidos. Por ello, se habla de población censada y no de población afectada por la contaminación.

La zonificación del territorio español depende del contaminante; por lo tanto cada contaminante tiene su propio mapa. Son las comunidades autónomas, a efectos de evaluación de la calidad del aire, las que dividen todo su territorio en zonas y aglomeraciones basándose en criterios de homogeneidad en cuanto a emisión y concentración de contaminantes.

 

Certificado W3C Valid WAI Doble-A. (Se abrirá en una ventana nueva) Certificado W3C Valid XHTML. (Se abrirá en una ventana nueva) Certificado W3C Valid CSS. (Se abrirá en una ventana nueva)

Cuidemos la salud y el medio ambiente.

No imprima si no es necesario.

oscc@msssi.es

Declaración de Accesibilidad